08 noviembre 2019

Esperando el bus


Me gusta la lluvia, pero no cuando hace frío y sopla el viento y tienes que hacer recados por la ciudad. No importa en qué posición sitúes el paraguas, acabarás empapada igual. Apenas son las siete de la tarde, pero ya está oscuro. Luego esperas el autobús pacientemente. Escucho el sonido de las ruedas de los coches al pasar por el agua, cosa que siempre me recuerda a la infancia. Las luces del semáforo se reflejan en la carretera y deseo hacerles una foto pero me da corte. Pasa gente con bolsas de El Corte Inglés, otros hablan por el móvil, unos ríen, otros van serios, unos fuman ansiosos el último cigarro como si fuesen a subir a un vuelo intercontinental, unas señoras hablan del colesterol y dos chicos pasan haciendo footing, sí footing. Supongo que hoy estarán con principio de neumonía. Cuando llega el bus, nos apelotonamos para entrar lo más rápidamente posible sin mojarnos. Una vez dentro rezas por encontrar un sitio. Casi media hora después llegas a tu destino. Te cambias y preparas la cena. Se me hace raro no tener que estudiar, jajaja.... es como si me faltase algo. 
He puesto fotos de la última semana, que aparte de las lluviosas, las otras no tienen mucho que ver con el agua: un selfie en el retrovisor, unas hiedras maravillosas, un hojaldre de solomillo con queso azul, un charco en un árbol, una ensalada con aguacate, una marquesina y un castañero en la calle Estafeta, que visto así, me recuerda un poco a Clint Eastwood, por detrás claro.
Os deseo un fin de semana estupendo.
Abrazos ♥♥♥




03 noviembre 2019

Libre



¡Bueno pues ya está! Tantos meses de esfuerzo y de espera... parece que no va a llegar nunca el día del examen, pero claro que llega. Y pasa. Una se siente como si hubiese soltado un gran lastre que no le permitía hacer otra cosa que dedicar el tiempo libre a estudiar, pero así es presentarse a una oposición. Fueron dos pruebas duras la verdad, así que ahora habrá que esperar los resultados, y ver si paso a la siguiente fase.
El sábado fuimos a comer por ahí y fue estupendo no tener que estar pensando en volver pronto para repasar los apuntes. El día estaba algo nublado, pero todo parecía con más color que nunca, las hiedras, las flores de la Plaza del Castillo, la barra de un bar, la comida, incluso un escaparate que me dejó atrapada con sus colores rojo, blanco y negro, con esos maniquíes que parecía que iban a empezar a moverse en cualquier momento, jajajajaj....
Ya me siento mejor, más liberada, con ganas de hacer un montón de cosas que había pospuesto.
Os deseo una semana estupenda. Un abrazo  ♥

25 octubre 2019

Desconectar


¡Qué gusto poder dejar un rato el estudio y bucear entre las pocas fotos que he hecho estos días! A excepción del difícil puzle que empezó sr. marido y que casi está acabado, reconozco mi estado de ánimo en cada una de ellas: mi mano atrapada buscando una salida, melancolía en las abelias o en esos dos pobres rodaballos que hasta hace poco nadaban felices por ahí, por no hablar de la cama del chico sin hacer (como el resto de la casa).  Pero sobre todo, una melodía que me ha dado por escuchar una y otra vez. Como se dice ahora, la pongo en "bucle" y no me canso. La inserto a continuación porque, dentro de un tiempo le daré al play, cerraré los ojos y viajaré en el tiempo...
Un abrazo, que tengáis un fin de semana estupendo.
♥♥♥♥♥♥


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...