16 enero 2017

¿Lunes triste?



Un psicólogo británico hizo una teoría hace años, mitad marketing, mitad ecuaciones, por la cual dedujo que el tercer lunes de enero era el día más triste del año.  ¿Estáis tristes? 
Yo no he tenido tiempo hasta ahora de pararme a pensar en mi estado de ánimo.  Mi hijo salió de casa rumbo al instituto a las 7:25 h. y sr. marido se fue media hora después.  Una vez sola, he desayunado un poco de fruta, unos biscotes con fiambre de pavo y un café cortado, con la tranquilidad maravillosa que te da el no tener que salir a trabajar hoy.  Luego he cambiado sábanas, he hecho las tareas del hogar, he puesto una lavadora y por último he dejado preparada una coliflor lista para poner en la olla exprés en cuanto acabe este post.  A las doce me he sentado delante del ordenador para revisar los correos, hacer alguna gestión y preparar esta entrada con las fotos que he ido haciendo el fin de semana.  No hemos hecho gran cosa, prácticamente hemos estado recluidos en casa.  El sábado amaneció todo nevado aunque por la tarde ya no quedaba casi nieve.  El chico salió al jardín e hizo una bola gigante que todavía sigue ahí.  Yo transplanté un pequeño cactus que compré hace poco, y sr. marido preparó una comida rica acompañada de un vino blanco bien frío.  El domingo nos comimos unas fajitas y pasamos la tarde adormilados en el sofá.  En fin, mi vida es de lo más apasionante...

¿Firme propósito para este 2017? Añadir emoción, creatividad, generosidad, imaginación, autonomía, amistad, excursiones, risas, paciencia, abrazos ...  ¿Se os ocurre algo más?  

♥♥♥

07 enero 2017

Empezamos el año




Aún queda alguna foto de Nochevieja rezagada en la cámara, así que comenzamos este primer post de 2017 con restos de cotillón y champán francés...  La comida de año nuevo estuvo genial, nos juntamos un montón de gente y luego como ya os avancé, tuvimos una sobremesa de bingo y gin-tonics en casa de "la abuelita". Todo el mundo se fue pronto porque al día siguiente tenían que trabajar, pero nosotros nos quedamos a dormir ya que el lunes teníamos fiesta.  El desayuno del día siguiente, sobre el mantel rojo y blanco, con el rosco adelantado, me supo a gloria.  El chico se quedó a dormir en casa de unos primos, así que ya de vuelta pasamos a recogerle.

Ayer después de abrir los regalos, desayunamos los tres juntos el tradicional rosco de Reyes (nosotros preferimos relleno de crema en vez de nata).  Como se suspendió la comida que organiza mi hermano todos los seis de enero, nos vimos en la necesidad de comer fuera de casa, así que sr. marido y el chico, eligieron un restaurante japonés, que fue toda una experiencia.  La camarera japonesa nos enseñó a usar los palillos, pero el único que lo consiguió con éxito fue mi hijo, jajajaj... la verdad que no se le da nada mal.  Luego fuimos dando un paseo hasta la Plaza del Castillo, después de atravesar el Parque de la Taconera y la Iglesia de San Lorenzo.  Tomamos una cerveza al calor agradable de una estufa de terraza y para finalizar visitamos los puestos que todavía quedaban en la plaza.  

Así hemos acabado y empezado este año.  Sobre todo comiendo... no quiero ni pesarme.  El lunes habrá que volver a la comida ligera y a los paseos matinales.

Os deseo un maravilloso año de todo corazón amigas.  Un abrazo ♥♥

31 diciembre 2016

Ultimas fotos del año

 
 
 


Hoy me he levantado a las nueve, y cuarenta minutos después ya estaba en un centro comercial para comprar algo de ropa para mí y algún regalito de última hora.  Si encuentro ropa que me sienta bien y me gusta, me pongo de buen humor para el resto del día, y eso es lo que ha ocurrido; me entró la fiebre consumista, y cayeron también unos pendientes por 9,90 € en los mismos tonos que la ropa.  Mañana día de año nuevo, tenemos comida con mi familia política, y tengo la sensación de que va a ser un día precioso. Me pondré lo que me he comprado, con las sombras que me trajo Oltenzero, pintauñas negro y unas botas de piel que suelo ponerme en ocasiones especiales.  Comeremos en un restaurante y después seguirá una sobremesa de bingo, gin-tonics y risas. 

Estos días atrás ha hecho mucho frío, con varios grados bajo cero y nieblas persistentes; mi pobre hortensia amaneció congelada.  Hoy he tapado con plásticos y periódicos mis otras tres macetas.  

Alguna tarde que otra, el chico ensaya su partitura de Harry Potter para un festival en enero, aunque está bastante verde todavía, y eso de tocar unos treinta minutos al día como dice su profesora de violín, está muy lejos de convertirse en realidad, cosa que me frustra bastante, pero contra lo que no puedo luchar. En cuanto a mí, estos días me dedico a trabajar, a mantener la casa en mínimos aceptables de limpieza, a hacer ensaladas frescas para aligerar el exceso de grasas de estos días, a estudiar (otra vez) y a hacer alguna foto que otra, que de todo lo anterior es lo que más me apetece y siempre tengo que dejar para el final.

En esta última entrada del año, os deseo lo mejor para 2017, estoy segura de que así será.
Muchos besos ♥♥♥

x x x x x x x x x x x x x

P.D. La segunda foto se la dedico a Monse, y además tenéis listo el último collage del año.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...