07 septiembre 2019

Un día en septiembre




Estamos en un anodino día de septiembre. Siento que tengo que buscar cosas bellas a mi alrededor que alegren mi corazón. Entonces salgo al jardín, corto unas ramas de pino, otras de abelias y algunas flores amarillas que surgen entre la hierba. Cojo mi jarroncito preferido y compongo un pequeño ramo que irradia alegría a su alrededor, como yo quería. Preparo una ensalada variada y albóndigas para un par de días. También alubias verdes para el día siguiente, en fin, media mañana en la cocina, pero a pesar de no estar a tope de energía y sentir que mi cuerpo me pide parar un poco, intento engañarle con esta sinfonía de color y cosas bonitas. 
A pesar de que el poco tiempo libre que tengo lo dedico a estudiar, me gusta desconectar un poco buceando en la red. Hace un tiempo descubrí el canal de Liziqi, y literalemente sucumbí ante la belleza que transmite, tanto en los sonidos, la música, las imágenes, y en la estudiada sencillez que irradia esta chica, que aunque esté a miles de kilómetros de mí, siento tan cerca no sé por qué. El otro día cuando bajaba del autobús camino a la oficina, sorteando a las personas que se cruzaban en mi camino, pensé en ella y me imaginé viviendo de esa manera. Y aunque en sus vídeos todo es idílico, y un tanto alejado de lo duro que tiene que ser vivir así, cumple su cometido de transportarnos durante unos minutos a un mundo en el que no hay "interferencias", ni ruidos molestos, ni vecinos toca-pelotas... Todo fluye de manera extraordinaria transportándonos más allá de nuestras vidas rutinarias. Os dejo un ejemplo de uno de sus vídeos. Ya me diréis qué os parece.

Que tengáis un feliz fin de semana.



24 agosto 2019

Adolescencia


Más vale que pensaba publicar más a menudo, madre mía.... No sé si es el calor, o que estoy en modo estudio (me presento a unas oposiciones en otoño) o que tengo varios "frentes" abiertos, el caso es que mi cabeza está en mil cosas, y solo cuando pienso en el blog y en lo que me gratifica revolver en él, es cuando me recuerdo a mí misma que tengo que  ponerme las pilas. En este agosto que ya está a punto de terminar no he tenido demasiada vida social, aparte de alguna comida especial con sr. marido, un paseo por la Taconera, un gin-tonic enfrente de un árbol sacado de una película de miedo, unos pasteles para celebrar el día de la Virgen, y una lasaña de verduras que se me ocurrió preparar como novedad novedosa, jajajaj.... 
Que conste además que últimamente he estado más melancólica de lo habitual. Veo a mi chico camino de los diecisiete, y su rutina veraniega de quedar con los amigos el fin de semana, la ducha, la ropa limpia, el  pelo en su sitio... y me hace recordar cuando yo tenía su edad y quedaba con mis amigas en la casa de alguna de ellas, y nos apretujábamos en el baño para ponernos el rimel con un cepillito (nada que ver con los que venden ahora) y compartir colorete y pintalabios...  
¡¡¡Ay chicas, qué rápido pasa la vida...!!!!! Ahora que están en plena adolescencia, nuestros hijos nos miran con lupa desde esa arrogancia juvenil que cuestiona cualquier acto o pensamiento nuestro. Continuamente estoy imaginando qué percepción le quedará en el futuro de su madre después de las "charlas" que me toca escuchar y de las respuestas que yo le doy... 
Es un amante del cine, un apasionado de Tarantino, y me pone la cabeza loca preguntándome si he visto esta o aquella película, si me ha gustado o no, por qué sí o no, en fin, una especie de interrogatorio mientras yo estoy más preocupada en otros menesteres mucho más terrenales. Creo que tiene más nivel cinematrográfico que yo, y no lo cuestiono seguramente sea así, pero mi máxima en la vida es que lo que me hace sentir, ya sea cine, series, fotografía, libros, arte, para mí es lo mejor. Si coincide con los entendidos genial, que no, me da igual...
Así soy yo, un tanto ecléctica, pero que vibra con lo que le toca la fibra, y si es así , por algo será...
Os deseo un feliz domingo

09 agosto 2019

Pasando el verano


Estaba claro que ese cielo gris oscuro amenazaba lluvia en unas horas, aunque las previsiones del tiempo no decían nada de agua. Hoy el día ha sido muy caluroso, y creo que ahora que ha empezado a llover el ambiente se refrescará. A pesar de ser verano, y que parece que todo el mundo está de vacaciones, nosotros ya estamos de lleno en la rutina laboral, menos el chico, que se pasa la mayor parte del día en su cuarto, aunque salga alguna tarde que otra con sus amigos. Le voy encargando pequeñas tareas que cumple sin rechistar, como recoger el lavaplatos o pasar el aspirador. Le encanta el cine y las series (iba a decir series de televisión pero es que las ve todas en el ordenador...), y se empeñó en que tenía que ver "La Casa de Papel" que me iba a gustar mucho, bla bla bla....  Así que religiosamente, después de comer, me ayudaba a recoger la cocina para ganar tiempo, y nos sentábamos en el sofá a ver la serie en el ordenador portátil. Me he tragado las tres temporadas en semana y media, y la verdad es que me ha encantado, no puedo decir otra cosa. Ahora nos hemos quedado con la intriga de qué pasará en la cuarta temporada, madre mía, qué nervios, jajajajaj... ¿Alguien ha visto esa serie?
Bueno, con el sonido de la lluvia de fondo, os deseo un estupendo fin de semana. Parece que el calor nos va a dar un respiro.
Un abrazo :)))))))

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...