30 noviembre 2012

"Los" chuches



¡Ay, qué me gusta a mí una plastilina! Me encanta manosear la pasta, hasta que se va quedando blandita y entonces pones en marcha la imaginación para hacer esto o lo otro.  Cuando el niño era más pequeño las cosas que modelaba eran más toscas, sin demasiado detalle, cosa que es normal.  Pero es curioso cómo con el paso de los años, la puntería se afina y podemos construir incluso una tienda de chuches con su cartel y todo...


No creáis que es una tontería, hay que darle mucho al coco para no repetir, y aún así nuestra oferta tampoco era muy extensa.  Aunque las oreo nos quedaron divinas de la muerte ¿eh?


Con la muerte de Miliki hace pocos días, recordé que había por casa unos discos del año de la polka.  Conservo un tocadiscos que me compré con mi primer sueldo y que todavía funciona.  Entre la gallina turuleca (a mi edad me entero de que no era turuleta, ¿tú te crees?), el ratón de Susanita, feliz feliz en tu día, y demás, estuvimos un rato entretenidos. Sinceramente creo que se ha ido una gran persona.


En cuanto al libro que me estaba leyendo, era este que véis de mi paisano Mikel Alvira.  Me hablaron bien de uno anterior titulado "El silencio de las hayas", pero no estaba disponible en la biblioteca, así que cogí este.  Lo acabé ayer. Es una lectura fácil, con dos historias que se entremezclan en el tiempo con 70 años de diferencia.  Me chirrían un poco los diálogos, me resultan algo artificiales, pero la prosa es bonita, se deja leer.
Espero que paséis un estupendo fin de semana.  Nosotros empezaremos a sacar cositas de Navidad, para ir preparándolo todo con calma.
Hasta pronto.

14 comentarios:

  1. Love the little plasterscene things that have been made.

    ResponderEliminar
  2. Your cakes look good enough to eat - very colourful! Have a happy weekend...
    Ivan

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh yes, Oreo cookies look good, right?

      Eliminar
  3. Qué original la tienda de plastilina y la verdad, ahora me entero de que era turuleca, qué corte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otras veces hacemos la frutería, y lo pasamos muy bien la verdad. Es una buena forma de pasar un rato con los chavales. Un besito.

      Eliminar
  4. I loved plasticine too, now being a grown up (hu-hum) I love Fimo! Have a great weekend and I look forward to seeing your Christmas preparations :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hi Katy, I know Fimo, but I've never used. Happy Sunday!

      Eliminar
  5. Un grand merci pour tes gentils mots.

    Amicalement,

    Manon

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. C'est un plaisir de vous voir ici, Manon. A bientôt!

      Eliminar
  6. Qué divertido! Quiero jugar, quiero jugar!!! :)
    Descanse en paz querido Miliki.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la plastilina da mucho juego, ayuda a la creatividad y eso en los niños de hoy en día es importante. Un besico guapa.

      Eliminar
  7. gracias por tus palabras en mi blog! me hizo mucha ilusión leerte!
    ya puedes ver como hacer seguidora, que a raíz de tu comentario lo puse! jiji... ;)
    he decidido comentarte en esta entrada porque me ha hecho mucha gracia el título... jajaja... menudo individuo!
    la tienda de chuches es chulísima... mojaría esa oreo en leche sin pensármelo! jaja, me ha encantado!
    gracias otra vez! nos vemos por aquí! :D

    ResponderEliminar
  8. Recién hoy veo esto que publicaste cuando murió Miliki, acá en Argentina también quisimos mucho a estos payasitos, en mi caso pasé los 40 y cuando era niña me alegraron tanto la infancia!!!!!! besitos

    ResponderEliminar

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí. Me alegrará mucho que dejes un comentario, los leeré todos. Un beso.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...