24 septiembre 2014

Días de actividad


¡Qué gusto que las temperaturas están descendiendo un poco! Aunque todavía hay hueco para ponerse las sandalias en un fin de semana soleado y caluroso como el que tuvimos.  Aquí pasamos de las sandalias a las botas, directamente, sin anestesia, por eso mis pies siempre se resisten al cambio.  Mis botas todavía están guardadas en sus cajas, y aún esperaré unos días en sacarlas.  Nuestra celebración del domingo fue estupenda, aunque nos supo a poco.  Nos reunimos un montón de primos de mi rama paterna en el pueblo de mi padre, menos alguno que vive lejos o muy lejos.  Aunque solemos ir dos o tres veces al año, es como volver a una parte de mis raíces.  Pero me da pena ver algunas casas casi abandonadas, que año tras año van empeorando, como si la gente ya no quisiera vivir en los pueblos.  Mi tío dice que la gente joven no quiere saber nada de la agricultura, así que este abandono llega también a los fértiles terrenos de una tierra única y maravillosa. El domingo acabó con un paseo por un precioso parque y el lunes volvimos a la vida cotidiana, con los madrugones, la limpieza de la casa, las lavadoras y la preparación de la comida.  Y en estos momentos estoy sumergida en la organización de una merienda de cumpleaños en casa para seis chavales este viernes, y tengo una tranquilidad en el cuerpo que no es normal, jajaj... Bueno amigas, os dejo, que tengo que coger papel y lápiz y seguir con mi lista.
Un abrazo amigas.  Gracias por estar siempre ahí.

15 comentarios:

  1. Es verdad que cada vez hay mas pueblos abandonados, hoy me he enterado que a los extranjeros les atrae y les extraña la posibilidad que hay en España de comprar aldeas enteras a precios irrisorios... ya ves !!!.... Me alegro que fuera un encuentro familiar agradable, es una costumbre muy bonita la que tenéis. Que puedas inspirarte y la fiesta de tu hijo sea fantástica, feliz semana. Muxus.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Aldeas enteras? Qué pasada... y qué pena, aunque mucha gente está volviendo a los pueblos. En cuanto a la reunión nos lo pasamos genial, pero el tiempo pasó volando. Tenemos que programar otra, jajajaj...

      Eliminar
  2. Comparto todo lo que escribes, yo tengo una casa en un pueblo medio vacio y siempre intento que parezca habitada, tengo plantas, jaulas con pájaros de "mentira", luces pequeñas con energía solar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bueno Monse! Seguro que es como un remanso de paz. Un besico

      Eliminar
  3. Las photos te quedaron hermosas me gustan... van desde lo simpatico con tus piesitos metidos en sandals,hasta esas albondigas tan apetitosas ,se ve que el Domingo estuvo riquisimo...
    Me encanta la fachada que fotografiaste ,es una edificacion hermosa,con un diseno lleno de movement y super romantic ,si abandonan viviendas asi ,que pena porque en ellas hay ademas de un uso mucho arte. Yo aun no saco mis botas tampoco apenas acaba de empezar aqui el otono y la temperature aun da margen para disfrutar las sandals por unos dias mas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mayra, me hace gracia lo de "piesitos" porque los tengo bastante grandes jajajaj.... Un besico, y espero que estés disfrutando de tus nietos. :D

      Eliminar
  4. Pués si, es una pena que la gente joven quieran volar entre rascacielos!!!
    Con lo agradecido que es el campo, y la paz que rebosa, esto no se paga con nada.
    Bueno ya veo que tu como yo adoras el verano solo para dejar libres tus pies pero que esperas el otoño por el fresquito, que a decir verdad se agradece!!!
    Me conozco esta cresta de manzana tan rica; yo tambien suelo comprarla y me doy un gustito de vez en cuando; lo que no me conozco es la receta de tus albóndigas que se ven divinas de la muerte. Y las fotos del riachuelo que bonitas.
    Me ha encantado pasearme contigo SOPITA; todo es ESPECIAL en tu ESPACIO :))))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Conxita, las albóndigas no tienen ningún misterio, el picadillo es mezcla de ternera y cerdo, y la salsa ya ves, cebolla, pimiento, zanahoria, tomate y un poco de ajo. Me suele dar pereza hacerlas, pero merece la pena porque quedan muy ricas, y siempre congelo un par de raciones. Un beso

      Eliminar
  5. Yo también me resisto a guardar las sandalias voy genial con ellas aunque por aquí ya van varios días q no para de llover, que tendrá el volver a tus raíces que vuelves a casa como nuevas ¿verdad? Por cierto menuda pinta tiene ese pastel (imagino) al lado del tazón de cola caso permiteme mi indiscreccion ¿ que es? Algún dulce típico navarro?....ya me contarás milll besosss y disfruta de ese cumple muaks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ave, pues no recuerdo exactamente el nombre, pero las compré en el Lidl, que aunque no suelo ir porque me pilla lejos, tienen una bollería exquisita. Ese día pasé, y caí en la tentación... :)))

      Eliminar
    2. Ahhh, pues gracias, yo suelo ir allí a comprar, ya te contaré si lo he encontrado por aquí también, besos

      Eliminar
  6. me encantan las albóndigas, ummm que ricas!!!!!!! Pues aquí tenemos 13 grados y estamos casi metiendonos en tiempo invernal, espero que la nieve se retrase....Nada de sandalias!!!Jijjjj!!!! La verdad es que hace poco en el trabajo salio el tema del retorno al campo, parece que muchos vuelven por el tema de la crsis o el estres. Es una pena ver perderse los pueblos, un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que por allí las sandalias ya habrán pasado a la historia. Seguro que vuestra conversación fue de lo más interesante, es un tema que tiene mucha "miga" como decimos aquí. Un beso

      Eliminar
  7. La vida, es eso, el ir y venir, los cambios y lo cotidiano, y es bonito leerlo con esta gracia y sentirse identificado. Muchos besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sara, eres un cielo. Un abrazo

      Eliminar

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí. Me alegrará mucho que dejes un comentario, los leeré todos. Un beso.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...