18 mayo 2012

En la mesa

Reconozco que no me gusta cocinar.  Así de tajante.  Eso no quiere decir que cocine mal, pero me falta ese punto de cariño que tienen los platos de nuestras madres o suegras.  Mi sufrido marido "se lo come tó", y no suele quejarse (pobrico)...
Por lo tanto, me centro en los platos que suelen salir ricos y no me lío, que me conozco.  Por ejemplo, el puré de calabaza y zanahoria, que es muy fácil de hacer: se corta todo en trocitos, se deja unos seis minutos en la olla exprés y luego se tritura.



El caldo restante no lo tiro, sino que lo meto en recipientes que luego congelo.  Los utilizo cuando hago otro de mis platos "estrella" que son los garbanzos de bote.



El caldo de calabaza les da un sabor exquisito, un poco dulce.  Este plato lo hice ayer.


Ya que estamos con los naranjas y amarillos, un plato típico de aquí es la porrrusalda, que se hace con patata, zanahoria y puerro.   Este lo preparé la semana pasada.

 
Por la noche cenamos los tres juntos a las ocho y media.  Como el postre suele ser otro quebradero de cabeza, de vez en cuando preparo natillas (de sobre, claro).  A veces les añado cacao en polvo para darles otro toque, pero ayer las hice solo de leche.


Me gusta el colorido de estos platos, gama de naranjas y amarillos, alegres y dulces.

Hasta pronto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí. Me alegrará mucho que dejes un comentario, los leeré todos. Un beso.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...