05 marzo 2013

Un juguete de la infancia


El sábado cuando nos dirigíamos al Mercado de las pulgas, pasamos por una juguetería de las más antiguas de Pamplona.  Recuerdo haber entrado en ella más de una vez con mi madre cuando era niña.  El mostrador era alto y de madera maciza, y los juguetes lo invadían todo.



La tienda ha ido cambiando con el paso de los años.  Introdujeron artículos de ferretería y menaje, aunque sigue quedando una amplia parte dedicada a los juguetes.  Los escaparates siguen manteniendo la forma original.  Seguro que mi nariz de niña estuvo pegada a ese cristal en más de una ocasión.  Recuerdo otras dos jugueterías más, una ha desaparecido y la otra actualmente es un negocio que no tiene nada que ver. 


Así que cuando llegamos al mercadillo un recuerdo a los años pasados flotaba en mi cabeza.  Como os conté en el post anterior, uno de los puestos tenía una caja de cartón con juguetes de plástico de los años 70.  Un blister sucio con algo rojo brillante asomaba por un lado.  Me pareció un teléfono, pero no un teléfono cualquiera, sino mi teléfono favorito de cuando era niña.  ¡No os podéis imaginar cuántas veces me he acordado de aquel teléfono rojo y blanco, como aquellos de los años 20!  Y ahora lo tenía aquí, delante de mis narices.  Mi hijo alucinaba...:"¡Te lo vas a compraaaaarrr!". Sí cielo, me lo voy a comprar.  El vendedor dice que solo cuesta 5 €, pero para mí vale muchísimo más, tanto como viajar atrás en el tiempo casi cuarenta años.  Ni siquiera me he atrevido a abrirlo, es como si pensase que al hacerlo ese hermoso recuerdo va a esfumarse de golpe.  Le echo un vistazo todos los días, y me gusta verlo ahí, a la espera.
Hasta pronto.

29 comentarios:

  1. ¡Qué chulo! yo nunca tuve un teléfono de juguete y con este seguro que me lo habría pasado superchipipiruli.
    Los juguetes con los que hemos jugado y vivido tantas aventuras son los que se convierten en tesoros cuando somos mayores y es que tienen el poder de volver a hacernos niños cuando los miramos.
    ¡Bezozzzzzzz y enhorabuena por el hallazgo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marisa. Lo cierto es que entré en el mundo de los blogs buscando juguetes y muñecas de los 70, y aunque el blog no está dedicado a eso, siempre habrá un rincón para ellos. Un abrazo.

      Eliminar
  2. Madre mia mi telefono favorito de la infancia!!yo todavia lo conservo estaba todo el dia jugando con el!!que recuerdos, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿También el tuyo? Debió ser el nº1 en ventas, jajaja... aunque claro, no habría tanta variedad como hoy en día.

      Eliminar
  3. Normal que no lo quieras abrir, es un tesoro. A mi me pasó algo parecido cuando revolviendo en el trastero de señores Padres me encontré con mis Barriguitas...ahora andan en una estantería de casa ante la atónita mirada de mi marido.

    Besos flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también guardo juguetes de cuando era niña. Y entre ellos, por supuesto, un Barriguitas. ¡Eran muy graciosos!

      Eliminar
  4. Que lindo tu telefono y me gusto la historia que hay detras de el!
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Andrea, pues sí, fue un cúmulo de casualidades. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Es curioso un simple objeto la de recuerdos que nos despierta, a mi me pasa igual, llegan a ser tesoros, yo tengo un osito lleno de serrin que me acompaña desde mis 2 años, esta viejito pero es parte de mi niñez y lo tengo en un lugar muy visible ... Me ha encantado tu historia!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Kaixo Karmen. Me alegro de que te haya gustado. Tu osito estará contento de no estar encerrado en una caja. Un besico guapa.

      Eliminar
  6. ooohhhhh ! que emoción , que nuunca perdamos los recuerdos , que es lo mas bonito que tenemos .
    Por cierto mi foto con el dinosaurio esta retocada con aplicaciones del iphone , lo hace mi marido , tiene fotos preciosas
    un besin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Silvia, pues dile a tu señor esposo que el efecto es espectacular. Yo a veces enredo con Picasa y el efecto HD, y la verdad que las fotos cambian totalmente.

      Eliminar
  7. I loooooooove it!! I was hoping you were going to follow the post and show us what you'd bought! It's Fantastic x

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. I am glad that you enjoyed! Greetings :)

      Eliminar
  8. Pero cómo te entiendo! Lo bien que hiciste! No sabés las cosas con las que me engancho y termino llevando a casa porque son recuerdo de mi niñez...
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es como rascar en el fondo de nuestro cerebro y encontrar un recuerdo que estaba perdido, todo gracias a un objeto del pasado. Saludos.

      Eliminar
  9. Lo entiendo totalmente... me pasó hace unos años con el cuento troquelado "la castañera"; lo tenía tan presente en mi memoria, que al verlo -también en un mercado- pensé que estaba allí especialmente para mí, para de alguna manera trasladarme a los tiempos de cuando lo leía y releía...
    Ahora te toca jugar un ratillo con él...

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, los cuentos troquelados es otro cantar... Yo conservo varios, pero ando buscando el de La Colegiala, ese sí que me encantaba. Lo he visto en algún portal de subastas pero en mal estado, así que seguiré esperando. Un besico.

      Eliminar
  10. Ay nena!!!!!... con este post me enterneciste el alma ,me recordaste mi mama como jugaba conmigo yo con mi phone en la mano muy concentrada llamandola y ella sentada frente a mi con una mano en la oreja y la otra en la boca contestandome alooooo!!!! aloooo y haciamos el sonido del ring,ring con la boca...jajaja era espectacular ,pero me recuerdas tambien de mi muneca Miosotis mitad tela y mitad porcelana y mi bebe el coloradito de plastico duro pero con la belleza de sus cachetes ruborizados y su mirada tierna....uyyyy Gracias por evocarme esos lindos recuerdos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mayra, me alegro de que te haya gustado el post. Me ha hecho gracia lo de "cachetes ruborizados", aquí diríamos los "mofletes coloraos" jajaja.. me encanta la riqueza del castellano. Un beso guapa.

      Eliminar
  11. How wonderful! I love re-discovering old childhood toys, they bring back so many memories.

    Gillian x

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hello Gillian, I agree with you. Thanks for your visit !!!

      Eliminar
  12. Como me ha gustado este post!, me siento totalmente identificada contigo, hay juguetes...objetos dotados de tanta magia (la que llevan de serie y la que les otorga nuestro recuerdo) que una no se atreve a desembalarlos por si desaparece el espejismo, uff...vaya si te entiendo... :)

    un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavía lo tengo en el blister. No sé cuanto aguantaré, jajaja...

      Eliminar
  13. Uff! creo que yo tb me lo hubiera comprado! es muy chulo y más si tanto lo deseabas antes. Se de qué juguetería de Pamplona hablas, porque la vi este verano, de hecho tenía un comedor en miniatura que lo tuve yo y me llevó en un flash a mi infancia. Hice foto así que un día quizá la ponga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estafeta con Javier, sí señor. ¡Qué ilusión! No dudes en poner la foto, siempre me gusta visitar tu blog. Un besico.

      Eliminar
  14. qué chulo! yo creo que por ese precio también hubiese picado, y como tú... a la espera... creo que nunca lo abriría!

    ResponderEliminar

Muchas gracias por haber llegado hasta aquí. Me alegrará mucho que dejes un comentario, los leeré todos. Un beso.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...