18 mayo 2020

Planes pospuestos







El sábado hubiese sido el día de graduación del chico. Recuerdo cuando hablábamos de ello, de su ilusión por llevar su primer traje, y todas las emociones encontradas que sentiría. Catorce años yendo a estudiar al mismo centro, son muchos años. Pero todo eso ha quedado aplazado dadas las circunstancias. ¡Quién podía imaginar que apenas unos meses después, estuviésemos inmersos en esta pesadilla! 
Hoy al salir del trabajo, he visto mi reflejo en un escaparate así de sopetón, y debo confesar que me he quedado un tanto impactada. Con la mascarilla puesta y las gafas de sol, parecía el mismísimo hombre invisible. En fin. Os dejo con las fotos de estos últimos días, como siempre buscando esa normalidad que tanto echamos de menos. Un poco de jardinería, fajitas, un cielo triste, banderas con crespones y un rosal que me encontré en una calle por la que no suelo pasar, y que alegró de repente mi corazón. Tantos planes pospuestos, tantas ilusiones rotas, pero no decaigamos. 
Os mando un fuerte abrazo y mucho ánimo ♥♥♥

28 abril 2020

La danza de los espíritus



Es curioso cómo el ser humano comienza a establecer rutinas incluso en situaciones tan tremendas como la que estamos viviendo.  Creo que es como un salvavidas al que agarrarnos, por nuestra salud mental y sobre todo por nuestra salud física. Yo sigo acudiendo al trabajo, aunque desde el 16 de marzo lo hago en mi propio coche. El número de pasajeros de los autobuses urbanos ha caído en picado, tanto que han modificado algunas líneas y quitado bastante servicios. La mayoría de negocios siguen cerrados, no quiero ni pensar cuántas tiendas ya no abrirán más sus puertas.  De camino al trabajo, paso por un instituto de grandes ventanas y columnas de piedra, y mi corazón se encoge al verlo tan vacío y sin vida. Las calles están casi desiertas y los pocos que nos cruzamos a esas horas nos miramos de reojo con un sentimiento de resignación.

Pero bueno, mantengamos la esperanza, actuemos con responsabilidad, recordemos a los que se han ido y pensemos en la grandeza del ser humano. De dónde venimos y todo lo que hemos conseguido. Cuando nos dejen, será buen momento para volver a conectar con la madre naturaleza, de ella venimos y a ella volveremos. Escucha "Yulunga", la danza de los espíritus; cierra los ojos, respira y conecta con tu interior. Seguro que te sientes mejor. Un abrazo ♥♥♥♥


17 abril 2020

Aquí seguimos




¿Cómo estáis? Supongo que llevando con resignación esta situación tan insólita que nos está tocando vivir. Aquí hemos superado el mes de confinamiento, y de momento seguiremos hasta el 26 de abril, o eso dicen al menos. Como os comenté en la entrada anterior, yo no he dejado de acudir al trabajo aunque ahora voy en coche y en cuanto llego a mi puesto desinfecto con alcohol el teléfono, el ratón, el teclado, la mesa, los cajones, los brazos de la silla, la manilla de la puerta y la de la ventana. Luego me lavo bien las manos y procuro no moverme de mi sitio hasta la hora de salir.

Hace una semana, sr. marido finalizó dos semanas de cuarentena. Durante cuatro días estuvo con fiebre, tos y malestar, y como aquí solo hacen la prueba al personal sanitario o personas ingresadas, al resto de mortales se nos diagnostica como "posible caso". Así que ya puedes buscar en casa una habitación a ser posible con baño individual para que el pobre confinado pase esos días en el más absoluto de los aburrimientos. Pero la cosa no queda ahí. Cuando pasan las dos semanas, te dan el alta para que puedas acudir de nuevo a trabajar. Sin test ni prueba alguna que descarte que todavía tengas el virus. Yo no doy crédito a lo que están haciendo estos burócratas mediocres e inútiles. ¿No sería mejor hacer un test rápido y confirmarlo con una prueba de diagnóstico si saliese positivo? Más vale que está haciendo teletrabajo, porque lo mismo podría ir contagiando por ahí si fuese asíntomático, o incluso yo misma podría serlo.

En fin, no os quiero aburrir con la cantidad de trabajo extra que he tenido, pero lo importante es que estamos bien. Hasta que llegue un pedido de mascarillas que hice allá por principios de mes, me lié a hacer una casera de tela con filtro de TNT en el interior, y no quedó mal, pero hoy he podido comprar unas mascarillas quirúrgicas en la farmacia a un euro cada una (cuando un paquete de diez debería costar como mucho 5 euros...) Muy bien, encima se forrarán con nosotros.

¡Ánimo! Os mando un fuerte abrazo desde la distancia ♥♥♥

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...